Rectificado

Según las estadísticas de un fabricante de guillotinas de renombre internacional, el 70% de todos los problemas de corte pueden atribuirse a la calidad de la cuchilla.

Por este motivo, en la tecnología de rectificado de Hagedorn apuesta consecuentemente por la innovación y los conocimientos artesanales al más alto nivel. En la empresa el estándar es que las cuchillas rectificadas alcancen por lo menos la vida útil de la calidad del fabricante.

En la práctica esto significa: el ángulo, la superficie y la alineación de las cuchillas rectificadas coinciden exactamente con los de las cuchillas nuevas. Con ello se garantiza que el rendimiento de la cuchilla no se reduzca a lo largo de su vida útil. Todo tipo de material a cortar impone exigencias específicas a la cuchilla que Hagedorn satisface con rectificados altamente específicos y autodesarrollados con los que pueden solucionarse un sinnúmero de problemas complejos durante el corte.